Saltar al contenido

Mi primer cigarrillo electrónico, mi última mala experiencia

La última de mis malas experiencias al dejar de fumar… después ya vino la buena!

Mi última mala experiencia antes de conseguir dejar de fumar

Yo aún fumaba al adquirirlo, queriendo hacer las cosas bien, ya había leído un poco, me había asesorado mínimamente, y me fui a la tienda de vapeo, y pese a que no sirvió de nada…

Tenía claro lo que quería:

Un vaper con protección para que no explotara y que se pudiera regular la potencia, en modo kit.

Hablo con el chico del mostrador, y, o yo no me expliqué bien o él me entendió mal, ya que, lo peor que hay, es ir a comprar buscando asesoramiento y que no te lo den adecuadamente (o lo que es lo mismo, que al tiempo descubras que lo que te han aconsejado en tienda no es lo que hubieras preferido tu ahora que ya conoces del tema). Pero bien, aquí aún me hallaba a 6 meses vista de empezar a dejar de fumar.

He de aclarar que en las otras dos tiendas de por aquí el asesoramiento ha sido inmaculado, y al volver a esta primera que fui, el chico que me atendió, simpático a más no poder, ya no se encontraba trabajando en la tienda.

Pero sí, a fin de cuentas, me dieron un vaper de potencia regulable hasta 40W, protegido para que no explote, y un kit entero de líquidos premium, para ir probando cuál era de mi agrado por 120 euros (60 de los cuales tirados a la basura), ya que…

Con la explicación pertinente, igual hubiera servido de algo, pero sin el ¿Cómo lo uso? (que ¿Cómo lo monto? si que fue respondida) continué fumándome 30 cigarrillos mas las caladas mal pegadas que le daba al vaper.

Y así estuve 6 meses, preocupándome de cargarlo, llevándomelo, no me compraba líquidos por que el hombre de la tienda me había vendido para todo el proceso, tosiendo por no saber regularlo, y fumando, sobre todo, fumando.

He redactado este post a modo de prólogo, en el cual, vuelvo a insistir, que con las herramientas adecuadas, pero no haciendo las cosas bien, no vamos a conseguir, nada.

Pasemos ahora al otro lado del río, el sitio aquel donde las cosas ya si que empiezan a salir bien, que a veces, nos merecemos también ese tipo de cosas, las que salen bien!

¿Empezamos a hacer las cosas bien? Haz click aquí y vamos a ello